in ,

REGLAS DE DOMINANTES Y AMOS…. para los principiantes y los que quieran mejorar….

La seguridad del ser sumiso SIEMPRE será la prioridad máxima para un Dominante, tanto emocionalmente, como físicamente.
SIEMPRE respetará y honrará la palabra segura del ser sumiso y jamás lo pondrá en una situación en la cual se vea con el temor de usarla.

De la misma manera que la sumisión es un regalo preciado, la Dominación es un talento que debe ser amaestrado, por lo tanto sea cortes y experimentado en la dominación ANTES de tomar la responsabilidad por la vida de otra persona.
No sea demasiado arrogante para escuchar y comprender los puntos de vista de su ser sumiso y sus necesidades. Quizás aprenda algo de ellos. Después de todo, la comunicación es lo fundamental de una relación D/s sólida y no esta no puede ser obtenida si todo viene de un solo lado.
Jamás castigue a un ser sumiso reteniéndole su cariño y afecto, esto es chantaje emocional.

Dé su apoyo y guíe al ser sumiso cuando este lo necesite y manténgase en contacto con los cambios de humor de su ser sumiso. A cambio de esto, obtendrá un ser sumiso que estará con animo de complacer y servirle porque se siente valorado.
Entregue a su ser sumiso una guía prenegociada por las cuales debe regirse y cuando este las incumpla sea CONSISTENTE aplicando el castigo.
Comprenda que del mismo modo que la confianza de un ser sumiso por su Dominante ha de ser sentida, igualmente el Dominante se tiene que ganar esa confianza. Esto no disminuye su control, lo fortalece.
Disfrute y use lo que se le ofrece con ternura, dureza, dolor y placer y tenga la sabiduría cuando usar cada una de ellos.
Jamás este tan lleno de orgullo o ciego por su ego y/o poder que sea incapaz de admitir cuando ha cometido un error, incluso para decir, “Lo siento”. De la misma manera que ningún ser sumiso es perfecto para su Dominante 24 horas al día, ningún Dominante es perfecto tampoco.

No sienta temor al extender confianza. De la misma manera que usted demuestra que es de confiar cuando su ser sumiso confía en usted, de ese mismo modo el ser sumiso necesita sentir que se confié en el/ella. El no hacer esto puede terminar envenenando la relación.
Cuide y eduque a su ser sumiso. Mientras mas sepa y pueda hacer, mas valioso es para si mismo como persona, y para el efecto que su sumisión tendrá en los dos. Es mas satisfactorio tener una persona fuerte que confíe en usted entregándole el control, que tener el control sobre una persona que sea una “alfombra”.

Deberes y Obligaciones de un Dominante

Ante todo un Dominante cuida como un tesoro a Su sumisa, con el conocimiento de que el regalo que la sumisa le da es el mas grande de todos los regalos.
Un Dominante es exigente y toma provecho absoluto del poder entregado a El, pero también sabe como compartir el placer que viene de ese regalo precioso.
Un Dominante esta en control de Si mismo, primero y ante todo, para El poder controlar a otros.
Como Dominante duro y exigente, puede causar que Su sumisa llore lagrimas reales. Y como el amante mas dedicado, después besara esas lagrimas hasta su desaparición, sin salir de Su rol.
En momentos de dificultad, un Dominante dejara atrás los roles, y será amigo y compañero que apoya, nunca olvidando que esto también es una relación de cariño entre dos individuos con sentimientos.

Un Dominante es rápido al entender las diferencias entre fantasía y realidad.

Un Dominante jamás pedirá que Su sumisa lo ponga ante su familia, o profesión, simplemente para satisfacer Su propio placer.
Para conquistar la mente, el cuerpo, el espíritu, el alma y el amor de una sumisa, un Dominante sabe que primero ha de ganar su confianza.

Un Dominante le mostrara a Su sumisa humor, bondad, y calor.

Un Dominante siempre debe demostrar que Su guía y tutelaje es sabia y merecedora de atención. Que es una persona de la cual se puede aprender, y en cuya instrucción se puede confiar.

Un Dominante es lo suficientemente romántico como para ser protectivo y caballeroso. Y cuando lo es requerido, defiende el honor de Su sumisa.

Un Dominante le demuestra a Su sumisa que El es alguien en quien ella se puede apoyar y confiar. Y cuando llega el momento de enseñarle lecciones de obediencia, El es un profesor duro e inflexible.

Un Dominante no acepta errores. No acepta nada menos que la perfección de Su alumna.

Un Dominante jamás usa la disciplina sin una buena razón. Cuando castiga a Su sumisa, siempre es con una mano sabia y cuidadosa.

Un Dominante siempre esta abierto a la comunicación y el dialogo. Siempre dispuesto a escuchar las necesidades y deseos de Su sumisa.

Un Dominante es paciente, tomándose Su tiempo para conocer los limites de Su sumisa y sabiendo que a medida que aumente la confianza, ellos también aumentaran.

Un Dominante nunca tiene que exigir un comportamiento ritual de Su sumisa. Su sumisa responde a ello por el sencillo deseo de querer complacerlo. El cumplimiento nace del deseo de complacer, no del temor al castigo.

Un Dominante entiende el frágil estado de la mente y el cuerpo, y jamás viola la confianza puesta en El.

Un Dominante siente tanta seguridad que es capaz de reírse de Si mismo y de las trivialidades de la vida. De mente amplia lo suficiente para aprender cosas nuevas. Fuerte lo suficiente para crecer como persona.
Las armas de un Dominante son la mente, el cuerpo, el espíritu, el alma y el amor/cariño.

Un Dominante entiende que cada uno gana lo máximo dándole placer al otro.

Y los dos saben que el amor/cariño y la confianza son las únicas cosas que realmente atan y permanecen.

Rasgos de un buen Amo

No todos los Amos pueden tener estos rasgos. Sin embargo, estos reflejan con mucha aproximación quienes están dentro de lo que puede considerarse un Amo deseable y verdadero. Esta lista no se debe considerar como absoluta o definitiva.

Aceptación

Aceptación del valor de uno mismo, sus necesidades, deseos y de lo que se posee en el alma. Aceptación de sus limitaciones y de las del esclavo que está a su cargo. La capacidad de aceptar estar otro ser humano, incluyendo sus defectos, y de aceptar especialmente sus propios defectos. Aceptando ser un Amo del esclavo y a no avergonzarlo o intimidarlo por las propias necesidades, y ser feliz en poseerlo.

Comunicación

La capacidad de hablar y de discutir libremente las cosas, es una parte integral de cualquier relación. Esto es esencial dentro de la relación entre un Amo y un esclavo. Un Amo debe tener las habilidades para comunicar sus necesidades, los deseos, miedos, pensamientos, límites, o cualquier otra cosa que pueda ocurrir. La capacidad de hablar también con la honradez y la verdad del Amo. Una vez que la comunicación esté abierta, debe seguir siendo de esta forma. No comunicarse, es ponerse en peligro a si mismo y a su esclavo físicamente y emocionalmente.

Comprensión

La capacidad de ver y procurarlo por lo menos, para entender los aspectos emocionales del psíquico de su esclavo. Entender y estar enterados de la multiplicidad de ediciones dentro de la realidad que puede afectar un esclavo físicamente, emocionalmente, y mentalmente. Para poder aplicar esa comprensión a muchas situaciones que se presentan dentro de la vida diaria que puede evitar que su esclavo no le sirva en la mejor de sus capacidades. Usar la comprensión sabiamente para no ser rechazado en los momentos adecuados, apoyándolo durante épocas de la tensión, demuestra que usted es un Amo comprensivo. La relación entre un Amo y un esclavo son humanos también. Sin comprensión usted no es un Amo, solamente sádico.

Cortesía

La cortesía es la capacidad de demostrar maneras apropiadas que se agradecen y satisfacen. Dirigirse a alguien con un tono respetuoso de la voz. Un Amo debe demostrar siempre cortesía a su esclavo y a otros esclavos con quien pueda relacionarse. Porque usted es un Amo no le da la derecho de ser grosero o cruel. Esto también incluye cortesía a otros Amos.
Tolerancia

La elegancia en que un Amo se presenta es importante y un rasgo deseable de la personalidad que muchos esclavos prefieren. La manera que un Amo ordena, su estilo del juego, no importa cómo gráfico, pero si lo que representa con estilo y tolerancia. Sus acciones no deben parecer vacilantes, sin estilo, ni creando confusión. Si se carece de esa capacidad inherente, el Amo debe estar dispuesto a aprender y a crecer en esta área.
Sumisión
Éste es el rasgo más importante de un Amo. Es la capacidad natural e inherente de ordenar. Para ejercer el control de una manera respetuosa, inteligente y humilde. La fuerza del carácter que permite que ejerza el control necesario en una relación del intercambio de poder. La capacidad de cuidar y dar bienestar a otra persona.

Honradez

La honradez es la capacidad de hablar claramente, de ser abierta y veraz sobre lo que dice. Un Amo no oculta sus emociones, miedos, límites, fantasías, ideas, pensamientos, etc. Un Amo no dice a su esclavo lo que él piensa que el esclavo desea oír. La honradez es la base de la confianza, sin ella allí no existe confianza. Y sin confianza no hay relación verdadera. Un Amo es honesto, no miente, ni procura engañar. Alguien creíble y veraz cuando habla. Lo más importante, un Amo es honesto sobre su nivel de experiencia, mentir es poner en peligro la vida de su esclavo.

Humildad

Humildad es la capacidad de ver sus debilidades. Para verse como persona, no solo un Amo. Para ver que en realidad sus necesidades se deben poner a un lado a veces para el mejorar la relación. Un Amo sabe que incurrirá en equivocaciones, de que no es perfecto. Un Amo está siempre abierto a aprender nuevas cosas, ganando nuevas experiencias, y no cree “ya lo sabe todo”. Esto trae peligro y riesgo. Ese peligro hará que arriesgue la la vida de sus esclavo olvidando su obligación de cuidar de su esclavo. El riesgo es una acción totalmente egoísta. Un Amo que constantemente arriesga en los juegos con su esclavo puede perderlo y pierde el respeto de los demás Amos. La carencia de las demostraciones de riesgo y falta de humildad puede también enmascarar un sentido pobre de la autoestima o de una persona abusiva usando esta forma de vida para ocultar su naturaleza abusiva.

Inteligencia

La inteligencia es la capacidad de aprender la manera apropiada de jugar con los “juguetes” que tiene para las sesiones antes de usarlos en otra persona. La buena voluntad y la capacidad de investigar en aprender sobre BDSM por sí mismo. La capacidad de aprender con su esclavo sin obligarlo por su rol dominante. Aprenderlo como la persona que es. La capacidad de aprender qué satisface a su esclavo y de recordar esas cosas. El Amo debe tomarse el tiempo necesario para comprobar y controlar tanto las sensaciones psicológicas de la dominación, junto con algunos aspectos psicológicos básicos de su esclavo. No hay nada más vergonzoso que ver a un Amo ignorante intentar utilizar la humillación como herramienta de la dominación. La humillación es un hito difícil de usar, requiere madurez, inteligencia, y habilidad.

Lealtad

Esta es un rasgo muy importante en un Amo. Es la capacidad de mantener su honor personal y conseguir una relación satisfactoria entre el Amo y su esclavo. La deslealtad es un rasgo muy poco atractivo en un Amo, y peligroso para el bienestar emocional del esclavo que lo sirve.

Paciencia

Un Amo tiene paciencia. La capacidad de esperar las acciones. Esto no significa que tiene que ser flojo o suave, pero que aprende el tiempo apropiado antes de tomar las acciones apropiadas. Es también la capacidad de esperar a controlar ciertas disciplinas antes de usarlas. Para realizar las acciones que toman tiempo a un esclavo en aprenderlas y poderlas entregar y realizar, y tener paciencia para enseñar al esclavo lo que el Amo prefiere.

Orgullo

Enorgullecerse es la capacidad de saber sus capacidades, y realizar las que son solamente de una buena persona, de un buen Amo. El orgullo es la capacidad de reconocer sus propias fuerzas. Esto no significa que deba estancarse y no tener nuevas ideas, ni significa que debe ser inconsciente de sus errores, o de las debilidades, ni que tenga un falso ego. El orgullo en su dominación es una cosa hermosa. La arrogancia, o el falso orgullo, pueden ser mortales. El falso orgullo enmascara generalmente las inseguridades que pueden ser una amenaza para la vida del esclavo.

Respeto

Un Amo demostrará respecto siempre, hasta que el esclavo pruebe que él es indigno de tal respecto. Un amo irrespetuoso no se gana el respeto de los demás Amos o de otros esclavos. Respetando a otros, se gana el respeto a si mismo por parte de los demás.
Amor propio
Valorar los propios principios y respetar sus propios límites. El riesgo no gusta al esclavo. La autoestima es una necesidad para un Amo. La carencia de ella puede causar un serio daño a la psiquis del esclavo. Esto, sin embargo, no significa que se deba actuar como si uno fuese el regalo del universo a la dominación o al BDSM.

Servicio

Un Amo es servido por su esclavo por y con su dominación. Ser inteligente al aplicar su naturaleza dominante, y resolviendo las necesidades físicas y emocionales de su esclavo, el Amo se sirve mutuamente del esclavo. Un Amo sabe que sin un esclavo, no hay Amo. Recibir la sumisión de un esclavo es un regalo precioso. El Amo por lo tanto agradecerá ese regalo, y hará todo lo posible para mantenerlo y para no abusar de él. Ésta es la llave del intercambio de poderes.

Principios de un Dominante

Este documento puede considerarse únicamente una base de los principios que puede tener un Dominante en el ejercicio de sus atribuciones en las sesiones o adiestramientos de los seres sumisos con los que practique. Como es habitual en este tipo de documentos no es vinculante ni expresa todas las posibilidades posibles.
En cualquier variación de una relación BDSM se entiende que el consentimiento en dicha relación puede llegar a ser cada vez menor o menos significativa. Bajo circunstancias ordinarias en los juegos de BDSM van decreciendo los limites pactados y la importancia del consentimiento va descendiendo, incluso la importancia de la obediencia puede o no estar predispuesta. Sin embargo en esas épocas de menor obediencia o de dificultad en lograrla no debe de ser el objetivo prioritario, sino la relación en si misma.

Por ello es responsabilidad de todos los implicados comunicar las necesidades de modo que se puedan tomar decisiones inteligentes en cuanto a los logros que podían ser los previstos inicialmente. Hay que reconocer que todas las relaciones son diferentes, en las necesidades, reacciones y capacidades necesarias. Hay que saber lo que se puede pedir y esperar de uno mismo y que no sea perjudicial para los otros participantes.

No es buena practica desafiar a un ser sumiso para poder conseguir diferentes logros, sobretodo si no se dan las circunstancias adecuadas o no se esta capacitado para ello.
Es mejor concentrarse en realzar las capacidades como Dominante y reforzar su imagen mas que concentrarse en machacar la imagen que de uno mismo y su amor propio que puedan tener los demás.
Las propias capacidades y necesidades son mucho mas satisfactorias que las que puedan realizar otros Dominantes, aun a pesar que dichas practicas, disciplinas o técnicas puedan ser atrayentes o morbosas.

Un Dominante debe de buscar el acercamiento a si mismo y sus necesidades, y no fijarse por tanto en las de los demás Dominantes e intentar imitarlos. El fijarse en que estos no parecen tener limites o que no vacilan en la ejecución de sus técnicas, en las disciplinas que domina, no es una base adecuada para crecer como Dominante. No es ser Dominante ejecutar los métodos o practicas que otros realizan, sino mas bien las suyas propias aunque menores, pero deseadas y controladas.
El aumento del nivel de la responsabilidad e implicación de un ser sumiso es una recompensa y reconocimiento al progreso del Dominante.

Muchos seres sumisos son inicialmente incapaces de controlar su responsabilidad en cualquier sentido por eso es un tema que hay que tratar. Ha de ser trabajando con el ser sumiso, en ello pueden llegar a ser capaces de funcionar independientemente y elegir dejar de pertenecerle. Esto debe considerarse un buen resultado y la terminación de la relación, no una perdida de tiempo o del ser sumiso.

Otros seres sumisos pueden elegir concentrarse en la profunda y estrecha relación con su Dominante dejando que las principales responsabilidades estén en manos de su Dominante. Esto es lo mas cercano a lo que se denomina esclavo, liberado de la responsabilidad de la vida diaria, se libera de ello para concentrarse en mejorar y practicar sus tareas al servicio del Dominante
El Dominante es responsable del bienestar emocional y físico de sus seres sumisos, sin embargo estas responsabilidades se limitan a lo que el Dominante considere como limite de sus responsabilidades. Es decir que el Dominante controla y acepta solo las responsabilidades que desea que le sean traspasadas.

No se debe jugar con los seres sumisos de forma que se excedan las propias habilidades o conocimientos.
No se jugara con los seres sumisos de forma que puedan debilitarlos, dañar o ser dañados.
La mejor de las capacidades de un Dominante es mantener el control en las sesiones obteniendo la mayor seguridad bajo cualquier circunstancia. En las sesiones que puedan tener riesgos hay que asegurarse de mantenerse en los márgenes de la seguridad.
Dentro de los limites ordinarios de una relación se pueden realizar ciertos juegos sin el consentimiento formal de los seres sumisos, no es adecuado realizarlo sin la comunicación dinámica y explicita durante la sesión.

El Dominante tiene que ser y considerarse responsable de las consecuencias posibles en la elección de la disciplina a realizar, aun siendo los limites y su naturaleza consentidos.
En todas las sesiones el grado de intensidad y practica ha de negociarse individualmente con cada ser sumiso que participe en ella. Además en toda sesión hay que obtener un intercambio de entrega igual. Es decir no se puede aceptar una sesión con un ser sumiso que no demuestre la misma entrega que el Dominante en sus funciones. No se aceptará una sesión donde el ser sumiso tienda a su propia autodestrucción.

En las relaciones BDSM tienden a producirse ciertos cambios a medida que pasa el tiempo y por ello se deben de ir renegociando los limites para mantener un buen equilibrio en las sesiones. Se tiene derecho por ambas partes al termino de la relación o profundos cambios en la misma conforme a lo inicialmente pactado. Tanto por parte de un ser sumiso o por un Dominante existe el derecho a la finalización de la relación en cuanto cualquiera de los dos lo desee.
El Dominante es responsable de entender, explorar y criticar sus propias necesidades, ética y limites. Respetará siempre las necesidades, la ética y los limites de sus seres sumisos. Incluso hasta el punto que un ser sumiso que le haya cedido todas las responsabilidades, el Dominante es responsable de considerar esos limites y hacerlos tan importantes como los suyos propios, controlando el sobrepasarlos bajo su consideración ética. Hay que ser tan responsable de sobrepasar esos limites como de empujar a hacerlo a sus seres sumisos o permitir que sean sobrepasados sin consentimiento. Por ello no importa el limite ni el grado de consentimiento alcanzado por un ser sumiso, siempre se considerará cuidadosamente las reacciones que se puedan obtener mientras se esta explorando los limites y se sacarán todas las informaciones lo mas detalladas y completas posibles para su buen desarrollo.

Hay que reconocer que un Dominante no es un Dios, que incurre en equivocaciones y que puede mejorarlas. Es un deber del ser sumiso advertir en casos que pueda incurrir en un error que le afecte a el, a mi mismo o a la relación.
Un Dominante no debe ejercer su poder para realizar estas acciones:

  • No se darán ordenes que saben que no pueden obedecerse.
  • No se hará escoger a los seres sumisos entre dos elecciones igualmente peligrosas.
  • No se les obligará hasta el fracaso.
  • No se crearan excusas o errores para castigar.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Written by Sumiso UC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pensamientos

Guía rápida para adiestrar a un hombre