in , ,

Ultimate cuckold – ¿yo?

¿Porqué quiero ser ultimate cuckold? Eso no parece muy de hombres. Cuando estoy mirando una chica guapa me vuelvo loco y me imagino muchas cosas, como cualquier hombre. Se me pone como a cualquier hombre, fantaseo, babeo 🙂

¿Pero seguro que todos los hombres son iguales?

Creo que la respuesta es si y no. Al menos yo lo siento así. Si, todos los humanos somos iguales al nacer y al morir, pero mientras nos diferenciamos. En las condiciones naturales (tengo en mente cuando podemos tomar nuestras propias decisiones) nos diferenciamos como queremos, como mas cómodo nos sentimos, como nos apetece. De la manera que más placer nos da. De la manera que mejor nos identificamos.

Las experiencias, los sentimientos, igual la biología (no lo sé) me han llevado a una conclusión de que lo que más me representa es justo la situación de ultimate cuckold.

Siento que los hombres podemos vivir la experiencia de “hombre” de dos maneras.

  1. Como lo define la sociedad – en estilo macho, conquistador, bull, etc, que puede dar a una mujer todo lo relacionado con buen sexo, buen rollo, diversión. Que puede disfrutar de una mujer de esta manera, que la puede dominar incluso, darle el placer de sus sueños (si los tiene así), ofrecer la posibilidad de relaciones dinámicas, cambiantes, explosivas, pasionales…- llamemos estos hombres – hombres Alfa.
  2. Como me defino yo y cada vez más hombres en relaciones cuckold y FLR. Intentando ofrecer sobre todo seguridad, amor, protección, bienestar, cuidado. Es decir sentimientos más bien metafísicos. Queremos a nuestras mujeres como si fueran Diosas e intentamos que lo sean. Es justo el amor hacia Ellas que hace que deseemos que lo sean, que Ellas sean inalcanzables como Diosas. Si, nuestras e inalcanzables, por ello de forma consciente o inconsciente nos apartamos a donde Ellas quieren en el momento que quieran dejando que disfruten con hombres Alfa que en el terreno sexual pueden ofrecerles mucho más que nosotros. Puede que sea por el tamaño del pene, por monotonía  o simplemente por la variedad de experiencias. En cierto sentido (sexual exactamente) decidimos dejar de ser hombres, por ello no necesitamos (o más bien Ellas) no necesitan nuestros penes y a su vez esto ofrece unas grandes posibilidades de profundizar nuestro sentimiento sumiso y así empieza el verdadero viaje.

 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Written by Sumiso UC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El pie que recuerdo hasta hoy